domingo, 5 de octubre de 2014

AMOR

Aquí estoy dispuesta a volcar algo nuevo en el éter.
Tarde de domingo de octubre, está fresco, llueve mucho afuera, caen gotas de diferente intensidad....
Empieza a oscurecer, va cayendo la tarde en este día gris y sensible.
Suena una exquisita música, un piano suave e intenso me acompaña.
Los árboles van poniéndose más verdes, pura belleza!

Y con este clima, y mi clima interior, sintiendo palpitar mi corazón, me hago preguntas....
Las observo, les doy la bienvenida a ellas, no las cuestiono, al fin y al cabo las preguntas nos abren la mente, nos abren el corazón, nos abren la piel, nos penetran, nos calan,

Y respiro el AMOR, le doy una bocanada, lo dejo entrar en mi interior, que pase por los dedos de mis pies, que siga por mis plantas, mis tobillos, mis pantorrillas, mis rodillas, mis muslos, mi pelvis, mis caderas, mi vientre, mi plexo solar, mis pulmones, mi pecho, mis hombros, mis brazos, mis manos, mi espalda, mis omóplatos, mi cuello, mi cabeza, mi rostro y mi pelo, hasta salir al más allá, para que vuelva a entrar otra vez, en una nueva ola de amor.

Y me pregunto: por qué nos cuesta tanto decir TE AMO?
Por qué sólo es una palabra para los enamorados?
Por qué sólo se dice cuando sentimos amor eterno?
Por qué tememos perder el control?
Por qué es más fácil decir te quiero?
Por qué nos da miedo?

Si, tenemos miedo de amar.

Y es tan simple, tan bello, tan profundo, tan ....

Empezando por mi, poder decirme mirándome a los ojos: TE AMO MARÍA
Tan sólo eso, sin más
Sentirlo....

Y mirar otros ojos y decir TE AMO
Y otros ojos, y volver a decir TE AMO

Porque YO SOY OTRO TU Y TE AMO.

María






2 comentarios: